Seguramente, para José Ortega Cano el adelanto de ‘En el nombre de Rocío’, segunda parte de la docuserie de Rocío Carrasco, llega en el momento menos oportuno. ‘Sálvame’ ha emitido imágenes inéditas donde la hija de Rocío Jurado hurga en la herida del extorero, justo cuando ha quedado en evidencia que su matrimonio con Ana María Aldón es del todo menos idílico y que ha necesitado desmentidos y matizaciones después de su aparición el viernes en el plató de Toñi Moreno.

Si bien la segunda parte de ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’ gira alrededor de los pensamientos que dejó escritos Rocío Jurado a lo largo de su vida, el adelanto emitido este lunes en ‘Sálvame’ ha incluido un añadido estrechamente vinculado a este descubrimiento que hizo Rocío Carrasco después de la muerte de su madre: su boda con José Ortega Cano.

Rocío Carrasco ya se mostró contundente en el montaje final de la docuserie que se detenía en la relación de su madre con el exdiestro, pero estas imágenes inéditas se convierten en una apisonadora, no tanto por lo que dice, sino por lo que sugiere y, también muy importante, por el momento polémico que salpica al padre de Gloria Camila y José Fernando.

La colaboradora de ‘Sálvame’ se manifiesta sobre el impacto que supuso para ella ese grandilocuente enlace. En las imágenes, vemos a Rocío Carrasco paladear cada palabra, ordenando bien sus pensamientos. “No cambió mi vida, no”, empieza a decir, “yo quería que mi madre fuera feliz, pero esa es otra historia”. Tras una larga pausa, admite “creo que aquella boda lo que sí hizo fue cambiar su vida, y vamos a dejarlo ahí…”.

No es la primera vez que Rocío Carrasco siembra la duda sobre la unión de su madre y Ortega Cano. Durante la emisión de ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’, llegó a afirmar: “Ahora, no creo que fuese una decisión acertada desgraciadamente para ella, ella lo decidió así y estaba enamorada. Todo lo que fuera para que ella estuviera bien y estuviera contenta…”.