El camino no ha sido fácil pero si gratificante ya que le ha hecho introducirse en el mundo de la meditación, una práctica que asegura “me ha salvado la vida” y le ha ayudado no solo a encontrarse a sí misma sino también a entender que la muerte forma parte de la vida y así conectar de alguna manera con el amor de su vida.

Paz Padilla y su marido

Lamentablemente, este primer aniversario será especialmente doloroso para Paz Padilla porque por mucho que intente seguir adelante y sonreír a la adversidad le echa terriblemente de menos. Después de pasar unos días de desconexión en su Cádiz natal junto a sus hermanos y su hija, Anna Ferrer, la presentadora se encuentra en Madrid preparando sus próximos proyectos profesionales. “Se que me estás cuidando, te quiero”, escribía Paz Padilla en redes sociales hace algunas semanas.