Paz Padilla se sincera: cree que el caso de corrupción provocó la enfermedad de su marido

Paz Padilla ha concedido una entrevista a Bertín Osborne en ‘Mi casa es la tuya’, su programa de Telecinco. Para su encuentro con el cantante, la actriz y presentadora ha abierto las puertas de la casa de sus abuelos en Zahara de los Atunes, en Cádiz. Allí ha congregado a todos sus hermanos: Lola, Ana, Sole, Luis y Manolo. Todos ellos han acompañado a la andaluza en sus sinceras confesiones sobre su vida y sobre el fallecimiento de su marido, Antonio Juan Vidal, víctima de un tumor cerebral. «He pasado dos añitos ya muy complicados, muy duros. Pero he aprendido muchísimo», confesaba.

Paz habla de las acusaciones que enfermaron a su marido

En su charla con Bertín, la presentadora de ‘Sálvame’ ha hablado sobre las acusaciones de corrupción que está convencida de que le llevaron a la muerte y que, según cree, fueron el origen de su enfermedad. En la boda de su compañero de ‘Sálvame’ José Antonio León «se me acerca una señora muy elegante. Me dice: ‘Soy la jueza que imputó a tu marido en el caso de los cursos de formación. Porque lo imputaron. A él lo hundió. Lo he visto llorar. Era un tío honesto, honrado. Se sintió humillado». Ella le dijo que creía en la inocencia de su marido. «Me llega la jueza esa… Me parecía tan injusto. Lo vi que sufrió tanto. Le dije: Yo creo que esto enfermó a mi marido».

© Redes sociales.

Paz también ha hablado con todo lujo de detalles de la dolencia que le arrebató la vida al amor de su vida. Fue hace casi dos años cuando su pareja empezó a notar los primeros síntomas de su enfermedad. «Tenía mucho estrés. Un día fue al hospital. Me dijo: ‘Tengo miedo‘. El estaba trabajando en el Ayuntamiento en el pueblo. Veo que viene con el coche y como que no me veía. Para en medio de la carretera y se para con el motor en marcha. Veo que está saliendo del coche y pienso: ¿Qué está pasando? Esto no va bien. ¡Se ha bajado en marcha! Antonio, que era un tío súper prudente. Estaba desorientado. Le dije: ‘¿Cómo me llamo?’ Y no sabía responderme».

Así comunicaron a la actriz que su marido tenía un tumor cerebral

La voz de Paz se quebraba al relatar cómo en cuestión de minutos tuvo que asumir que a su marido le quedaba poco tiempo de vida. «Llega el médico de urgencias, le hacen un TAC y el médico me mira y me dice: ‘Su marido tiene un tumor cerebral, pero lo más probable es que le quede muy poco tiempo de vida». Sin paños calientes. La artista se quedó en shock. «¿Que se va a morir? Así me lo soltó. Como un hachazo en el pecho. Llamé a mi hermana, y del tirón le dije: ‘Ana, que Antonio se muere. Era como la herida que sale cuando te quitan el hacha y empiezas a desangrarte. Ahí empecé a llorar y a llorar. Y ya no dejé de llorar”, dice Paz. Su marido perdió la vida víctima de un tumor cerebral el 18 de julio de 2020. Tenía 53 años.

Cuando le diagnosticaron el cáncer, en urgencias, los médicos le dijeron «que se quedaría ciego, que no podría hablar, que no podría andar». Por eso, a partir de ese momento Paz empezó a ensayar una nueva manera de comunicarse con su marido: cogiéndole de las manos y cerrando los ojos. «Me fui preparando para ese momento. Le decía: ‘Gordo, vamos a hablarnos sin hablar. Cierra los ojos y dime algo. Y hablábamos. Cuando ya no podía hablar nos decíamos mentalmente ‘te quiero’. Cuando fue perdiendo esa capacidad cognitiva yo me seguía comunicando con él».

Se conocieron siendo adolescentes. «Yo tenía 14 años y él 17», ha contado Paz. «Me apunté en los scouts. Y de repente lo veo a él. Guapísimo, con 1,95 que medía. Lo vi y dije: ‘Este pa’ mí’. Luego me enteré que él pensó: ‘¿Y esta colgá quién es?». Dentro de los scouts tuvo oportunidad de participar en juegos, de bailar con él… pero «lo elegí a él».

Otra de las pruebas de aquel grupo de scouts consistía en «encontrar el amor» en un juego similar al programa de televisión ‘Lo que necesitas es amor’. «Tenéis que oler a los participantes. Y ahí me di cuenta… Su olor, Bertín», relataba. «No me hacía ni caso», bromeaba. Al día siguiente le dijo: «Quillo, ¿quieres salir conmigo? A todos los tíos les he pedido yo si querían salir conmigo», añadía, entre risas.

Cuando eran novios, Juan «no entendía que yo fuera artista»

Durante años estuvieron muy enamorados, incluso llegaron a contraer matrimonio -por su propia cuenta- en la Iglesia de San Antonio. Se sentaron en un banco y se juraron amor eterno. «Esa fue la primera vez que nos casamos», detallaba. Pero con el tiempo «él no entendió que yo quisiera ser artista». Ni entendía bien que ella fuera tan extrovertida. «No entendía que yo fuera artista, que la gente me pidiera autógrafos. Era como mi madre. Le daba miedo».

Redes sociales

«Me dijo que dejara de ser artista». Al final cada vez que se reunían no paraban de discutir. Y decidieron tomar caminos separados. 20 años después se reencontraron. Él la llamó por teléfono para decirle que se iba a divorciar. Le preguntó en qué había fallado cuando habían sido novios. «A partir de ese momento empezó a mandarme WhatsAppsq y nos fuimos viendo».

Un día le entraron ganas de «echar un polvito por los viejos tiempos». Se fueron a cenar «a un sitio horroroso» y al salir del restaurante se fueron a la playa. «De repente huelo a mar de mi tierra» y él le enseñó una app para ver las estrellas. «De repente me vino su olor… Fue como si me hubiera pasado un camión por encima. Me volví a los 15 años. Le dije: ‘Antonio, tu olor».

Así empezó, de nuevo, su preciosa historia de amor con Antonio Juan. Enseguida, él se dio cuenta del error que cometió al no comprender su profesión. Y al dejarla ir. Ya nunca más volverían a separarse. Hasta el día de su muerte. Una muerte que logró superar con ayuda y con meditación. Cuando llegó el momento de su muerte «no sufrí, yo estaba tranquila. Por detrás me giraba, pero ya lo sabía».

«No tengo miedo a nada»

En ese sentido, escribir sus experiencias en el libro ‘El humor de mi vida’ le resultó muy sanador. El libro surge porque me hago muchas preguntas. Que si tengo fama, que vivo muy bien, qué pasará después… ¿Qué pasará conmigo? ¿Me quedaré muerta en vida? Todo el mundo se hace esas preguntas. Cuando dejas de hacerte esas preguntas encuentras la paz. Ahora afronta el futuro con optimismo. Y con mucha paz: «Ya superé el miedo a la muerte, así que no tengo miedo a nada».

Te puede interesar…

Paula Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 − dos =

Entrada siguiente

Ana Rosa Quintana da la patada a sus detractores y defiende su libertad de expresión

Vie Jun 25 , 2021
Ana Rosa Quintana lleva con orgullo el título de ser la nueva reina de las mañanas, con permiso de María Teresa Campos. Sus intervenciones son más que polémicas, criticada hasta la saciedad por algunos de sus comentarios más hirientes y sinceros hace balance en el final de una temporada de éxito […]