Paula Echevarría ha vuelto a ser el centro de todas las miradas por la última polémica en la que se ha visto envuelta en Instagram debido a la publicación de una imagen con Miguel Jr en brazos. El pasado 11 de abril, la influencer se convirtió en madre de su primer hijo en común con Miguel Torres. Desde entonces, han vivido momentos mágicos con el recién nacido pero la asturiana ha sufrido en sus propias carnes el lado oscuro de las redes sociales. La actriz ha sido muy criticada por la instantánea en la que aparece dándole el biberón a su pequeño, un hecho que ha despertado la furia de algunos de sus seguidores. En los comentarios de Paula, se ha abierto un debate entre las personas que defienden la lactancia materna frente a las que prefieren dar el biberón, algo por lo que la ex de David Bustamante ha querido hablar alto y claro.

“Estoy flipando con los comentarios de la foto que he puesto dándole el biberón a mi hijo. Yo nunca pensé que la gente pudiera ser tan atrevida, tan metomentodo, tan desinformada, tan bocazas, tan kamikaze a la hora de lanzar cualquier tipo de comentario. Nunca me dejará de sorprender la humanidad”, ha comenzado diciendo un tanto enfadada y sin dar crédito a la oleada de reacciones negativas que ha recibido por una imagen tan tierna que hasta Nuria Roca se ha atrevido a comentar: “Reflejo de la felicidad”, ha escrito la colaboradora de El Hormiguero.

paula echevarría y miguel jr

“Por supuesto, no voy a dar ningún tipo de explicación, hago lo que yo considero como madre que soy”, ha seguido sin querer dar ninguno tipo de justificación al respecto ya que para ella, lo único que tiene valor son las decisiones que toma con el padre de la criatura. ¡DALE AL PLAY y entérate de los motivos de su cabreo!

Lejos de seguir dándole bombo a este escándalo que no tiene ni pies ni cabeza, Paula ha hecho frente como ha podido a la ola de calor que azota el país y ha disfrutado de una apacible tarde al lado del hermano de Daniella. Su vida ha cambiado radicalmente desde la llegada de Miguel Jr y no está dispuesta a que nada ni nadie empañe este momento de máxima felicidad.