Makoke ha vuelto hoy al plató de ‘Sálvame’ pero como comensal de ‘La última cena’. La madre de Anita Matamoros no ha ocultado su nerviosismo después de tanto tiempo sin pisar este escenario, en el que ha pasado momentos buenos pero también otros de muchísima tensión y en el que tanto se ha hablado de sus polémicas familiares.

Nada más sentarse en la mesa, Paz Padilla ha comentado que había un comensal sorpresa y planteaba a Makoke cómo viviría que cenara cerca de ella algunos de sus enemigos, por ejemplo su exmarido Kiko Matamoros. En este momento, Makoke ha hecho una revelación inesperada: “A Kiko Matamoros no lo considero enemigo. Tenemos nuestros desencuentros y ya está. No está entre mis enemigos, ha sido parte de mi familia”.

Makoke, novata en ‘La última cena’, ha preferido dar por zanjado el tema y no entrar en polémicas familiares y personales con el padre de su hija. “¡Me da igual! Déjalo que se me van a atragantar los caracoles”, ha dicho a Paz Padilla queriendo evitar el tema. “Pero, si viniera, ¿le hablarías?”, ha insistido la presentadora y Makoke ha sido muy directa en su respuesta: “Si le hablaría, claro, le diría ‘buenas noches’, yo soy una persona educada. Pero no tengo nada que preguntarle”.

Las palabras de Makoke han sorprendido por su tono ‘conciliador’ o quizás ha salido al paso como buenamente ha podido para no generar más malos rollos y que la cena no se le atragantase. Hace apenas unas semanas, antes de las vacaciones del colaborador y días después del cumpleaños de su hija Anita, fue la última gran bronca de la expareja, que acabó con un monumental enfado de Kiko con la madre de su hija y el programa en el que ambos trabajan, ‘Viva la Vida’.

Finalmente, no ha sido Kiko Matamoros el invitado sorpresa de la noche y es que el colaborador está al margen y desconectando de todo (y todos) en sus vacaciones junto a su pareja, la modelo Marta López Álamo.