El día de ayer fue uno de los más señalados del año para la familia Mohedano. Rocío Jurado hubiera cumplido  77 años y han querido rendirle un bonito homenaje. El clan se ha dado cita en Chipiona, donde se han reencontrado para asistir a diferentes actos con los que desde la localidad gaditana han recordado a la cantante. Ortega Cano, Gloria Camila, Amador Mohedano, Gloria Mohedano y su marido José Antonio han estado muy implicados en el evento, y no han dudado en posar ante las cámaras para dar muestra de su unión. Pero más allá de esto, lo que más ha llamado la atención ha sido una gran ausencia, que no es otra que la de Rocío Flores.

Rocío Flores sí que ha viajado hasta Chipiona para estar junto a su familia en el día en el que su abuela Rocío Jurado hubiera cumplido años. Pero ha llegado tarde. La hija de Rocío Carrasco y Antonio David Flores se ha unido a la comida pero no ha estado en los actos previos en los que sí estuvo el pasado mes de mayo, cuando estuvo junto a la familia en los homenajes por el aniversario de la muerte de Rocío Jurado. Así que si hace unos días se olvidó públicamente de su abuela cuando se celebró el día de la Virgen de Regla, hoy ha tenido otro gesto de lo más comentado llegando tarde a Chipiona. Pero, ¿por qué se ha retrasado? La razón tiene mucho que ver con su novio Manuel Bedmar.

Rocío Flores Manuel Bedmar

Ayer por la noche, Rocío Flores y Manuel Bedmar estaban celebrando que cumplían un mes más juntos. El próximo 17 de octubre es su aniversario, y ayer 17 de septiembre quisieron brindar por sumar un mes más a su historia de amor. Así que lejos de viajar el día previo a Chipiona o de hacerlo a primera hora de la mañana, Rocío Flores estuvo disfrutando de su pareja y ha esperado hasta última hora para emprender el viaje en coche para reencontrarse con los Mohedano.

Te puede interesar…