«Me tendría que haber callado», ha reconocido. Belén Esteban reconoce que el otro día se calentó pero no se arrepiente de lo que ha dicho a pesar de la polémica que se ha generado.