jueves, noviembre 8, 2018
Home > Paula Echevarria > Ahora la persiguen las cámaras, pero en su pasado Paula Echevarría fue reportera

Ahora la persiguen las cámaras, pero en su pasado Paula Echevarría fue reportera

En el verano del 2000 nos encontrábamos a una bronceada Paula Echevarría, pero esta vez no estaba como de costumbre delante de la cámara. La actriz se convertía en una reportera más del programa ‘Emisión Imposible’ y se lanzaba con alcachofa en mano a la calle. En el reto de buscar la noticia Paula era capaz de disfrazarse hasta de obrero para piropear y conseguir algún titular, ¿algo familiar?

¡Ironías del destino! La actriz que más acapara flashes del momento hubo un tiempo en el que estuvo detrás de la cámara. En sus tiernos inicios en Telecinco, Paula Echevarría sufrió toda la dureza del trabajo de una reportera de calle. No es de extrañar que luciera más morena que nunca aquel verano del 2000.

Formaba parte del elenco femenino de ‘Emisión Imposible‘ junto a Sonia Villalba, Laila Mohamed, Patricia Pérez y Alicia Ramírez. Con ellas intervenían Bermúdez, Carlos del Soto y José Ignacio Salmerón en el lado masculino para hacer un programa gamberro de tarde que tomase el relevo de la tónica de ‘El Informal’.

En un sótano todo el equipo comentaba la actualidad de forma desenfadada, se invitaba a famosos a cocinar o simplemente incitaban al público a votar por el ‘Gañán de la semana’, una especie de ranking para el critiqueo directo de un personaje del momento.

Y no contenta con eso Paula tenía una sección más con el ‘Opinódromo‘ y allí en un principio de ‘pulpillo’ retaba a la gente de la calle a hablar sobre algún tema candente del panorama actual. Podía ser sociedad, nacional, internacional, deportes o incluso del calor del verano. Todo valía y poco podía imaginar la actriz que luego con los años ella sería la protagonista de portadas y de muchas opiniones…

Paula Echevarría se atrevía con todo en su labor de reportera. Unas veces alternaba su faceta de actriz y otras al más puro estilo Samanta Villar se metía en plena faena de obrera para vivir en directo el arte del piropo en la calle, algo en lo que su antiguo marido, David Bustamante, le hubiera podido dar clases. Seguro que esa experiencia le sirvió no solo para sentirse toda una reportera, sino también para ser más exigente a la hora de la conquista. Desde luego que el futbolista Miguel Torres no puede usar cualquier frase para sorprenderla ahora, sin que ella la hubiese utilizado antes.

Fuente: telecinco

Te puede interesar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + dieciocho =